© 2019 creado con amor por FELIZ con Wix.com

inspirate!

  • Tone Quercia

“7 PREGUNTAS” A GERARDO CHENDO · ACTOR ·

Esta es una sección en donde voy a estar haciendo unas pocas pero concretas preguntas a personas que respeto y admiro por su andar y experiencia profesional. Nos van a estar contando sobre temas vinculados a generación de negocios, planificación, gestión, vivencias o el emprender, para inspirarnos, motivarnos y para “cultivar el aprender y el hacer”, una de las premisas felices.


Nota de color: Les cuento que me dicen “preguntadora serial”, así que imaginen lo difícil para mi de hacer solo 7 preguntas! Todo un desafío que decidí encarar justamente para seguir aprendiendo y haciendo.



Primer “7 preguntas” del año y como en los anteriores conversamos con un Gerente Comercial de medios y con un Emprendedor serial, esta vez quise acercarles la experiencia de un artista.


Actor(azo!) y profesor de actuación, desde hace más de 25 años que hace teatro, televisión y cine participando de reconocidos programas y espectáculos como Floricienta, Tiempo final, Simuladores, Amadeus, Aquí no hay quién viva. En 2019 fue nominado a los premio ACE como "Mejor Actor de Teatro Alternativo". También hace música y creó “Jubilandia” con dos amigos actores, un proyecto hermoso con el que visitan geriátricos de Buenos Aires compartiendo su arte y cantando. Hace más de 15 años que es vegetariano y los últimos cuatro vegano, todo un estilo de vida y de sentir el mundo! Aquí “Chendo” –como le dice todos- nos cuenta y comparte su experiencia, resumida en 7 respuestas.


1. Qué querías ser o a qué te querías dedicar cuando eras chico?


Cuando era chico era muy movedizo, inquieto, curioso, muy imaginativo y gracioso, solitario también, jugaba mucho solo, soy hijo único pero a la vez era muy sociable. Y de las primeras cosas que dije que quería ser de muy chiquito, fue médico. Promediando la primaria mi mamá desde un lugar amoroso total me hizo creer que quería ser Contador público porque le parecía una buena profesión y pasó que hice la secundaria en un comercial pero cuando terminé tuve una crisis de no saber bien qué quería estudiar y así estuve un año, en donde trabajé e hice las materias del CBC comunes a todas las carreras pero sin definir qué seguir y finalmente, como a la vez me estaba psicoanalizando y estaba bastante fascinado con ese proceso decidí estudiar Psicología. Metí algunas materias y en medio, una amigo me dice de ir a estudiar teatro y fui, lo mejor es que él no! Así que terminé creyendo que él fue como un ángel de la guarda que por H o por B le tocaba darme ese empujoncito, porque me pasó que cuando subí al escenario me di cuenta que era eso lo que quería hacer y nunca más me bajé. Tarde 21 años en descubrir que esa era mi profesión y que había nacido formateado Actor.


2. Sin repetir y sin soplar… Pros y contras o alegrías y decepciones que encontrás tiene el dedicarse a la actuación.


La profesión de actor o de actriz tiene como todas, sus particularidades. Los pros y los contras surgen del mismo lugar, se puede llamar incertidumbre o imprevisibilidad, de eso te das cuenta rápidamente cuando empezás a dedicarse a la actuación, descubrís que vas a tener que vivir y convivir con esa cierta inestabilidad que es parte de la profesión y hay que abrazarla, aceptarla y disfrutarla. A veces pasa que de golpe estás no sabiendo bien qué hacer y a la semana siguiente esta grabando en otro país, eligiendo entre dos papeles, o estás ensañando actuación.


Ser actor trae aparejado cosas muy intensas, trabajar en un programa de televisión, filmar una película o ser parte de una obra de teatro, implica mucha dedicación de todo nuestro ser y cuando de pronto eso termina, uno quizás siente que no quiere o le cuesta soltar pero tenés que desapegarte, reinventarte y también eso es lo que hay que aprender, junto con el manejar varias cuestiones girando a la vez, como los palos chinos con un plato en la punta, porque existe esa zona mix de realización de lobby, de generación de trabajo, de entrenamiento constante, de muchas cosas en combinación.


Otra cosa que nos pasa a los Actores es que vivimos como varias profesiones un poco a contramano de la agenda de la mayoría, en Teatro por ejemplo, solemos trabajar cuando la gente descansa. También pasa al revés, descansamos cuando la gente trabaja y quizás nos perdemos de eventos sociales importantes, quizás parece una pavada pero por ahí no podés ir al casamiento de un hermano.

También es un tema el de “la economía”, es variante, fluctuante, puede haber períodos en los que no se gana nada o casi nada y otros todo de golpe. Por eso está bueno siempre pensar, idear, activar otras formas de ingreso fijas y si son vinculados con la profesión, mejor.


3. Admirás a alguien o a algo? Por qué?


Inevitablemente cuando uno empieza en cualquier profesión tiene ídolos, referentes, admirados y es hasta necesario e inspirador. En la vida misma, uno los va teniendo, empieza siendo nuestro papá, un hermano, algún amigo pero me parece que llega un momento de la vida que uno no debería tener más posters en su habitación, porque no hay nadie que sea una referencia intachable en todo sentido para ser un ídolo. Igual te puedo decir que sí admiro mucho a las personas que abren su corazón, que están en ese camino, que trabajan en equipo, que no ponen por delante sus propios interese en cualquier sentido sino el interés común, el bien común, sea en una obra, en la vida misma, en una familia, en el barrio, en el mundo, para mi es tiempo de eso, de entender que somos un equipo, nadie está solo, es una ilusión creer eso y también creo que es un mal punto de partida.


Admiro a la gente que es solidaria de modos concretos, que abre, que comparte, que escucha, que toman la opinión del otro. Insisto: que trabaja en equipo. Eso enseño también en mis clases, porque creo que en cualquier escenario de la vida, hay que estar atento a qué tenemos que aprender, abrir nuestro corazón, ablandarlo y compartir.


4. Jubilandia es un proyecto amorosísimo que crearon con Mike Amigorena y Andrés D´adamo. Cómo llegaron ahí? Encontraron lo que buscaban o esperaban?


Jubilandia es como un mojón en nuestra vida, un lugar al que llegamos de muchas experiencias y percepciones personales que fueron coincidentes. Tengo grupos de amigos que son maravillosos, tengo los amigos del barrio y los de la profesión que es con los que más me contacto a diario y entre nosotros hemos aprendido mucho, hemos sido alumnos y maestros los unos de los otros en todo sentido y lo seguimos siendo hoy. Así que en ese plan, en algún momento ya cuando empezamos a pasar los 40 años comenzamos a preguntarnos y a descubrir que el sentido de la vida no era por ejemplo nuestra carrera o profesión, que había cosas mucho más profundas y ahí empezamos a pensar que podíamos hacer por el mundo además de actuar, que bueno, vaya a saber uno que cosas aporta ahí!


En paralelo, me sucedió una experiencia personal que tiene que ver con la enfermedad senil de mi mamá, tiene alzheimer hace unos diez años y que además de hacerme conocer la enfermedad de cerca de un ser tan importante para mi, me abrió un panorama de los que son los hogares o los geriátricos porque ella vive en uno y a partir de esa vivencia fue que empecé a funcionar con el hogar, a pasar tiempo ahí y a conocer a un montón de sabios mayores pero también empecé a descubrir un lado poco feliz y a pensar lo mucho que tenemos para aportar.


Teniendo como base nuestra formación artística, respondiendo a nuestra preguntas existenciales, queriendo ayudar y sumar es que creamos Jubilandia, para re-aprender y proponer homenajear a nuestros ancianos y lo que hacemos es cantar para ellos. Pasó que rápidamente descubrimos y decidimos que debía ser un repertorio que ellos conocieran, de tango, de folklore, boleros y música que linkeara con su pasado, cantar para que ellos canten, para que revivan, se emocionen, griten, bailen, sí, ellos bailan con andadores, bastones y hacemos trencitos y rondas.


Descubrimos también algo -que en lo personal creo es lo más profundo- y es que deberíamos tender a vivir de esa manera, a vivir dando, dando cosas concretas y cosas que te cuesten, porque ahí uno se templa y de verdad, porque como dice el dicho “lo que cuesta vale”. En nuestro caso fue hacernos el tiempo en común en nuestras agendas para ensayar y también para poder acercarnos a cantar a los diferentes hogares, elegir el repertorio, buscar quien nos ayude con los arreglos, gestionar toda la parte del contacto con los hogares y darle un espacio a una actividad que no es rentada pero es una de las que más no da, más nos gratifica.

Cuando terminamos un show de Jubilando, estamos a 10 cm del piso, la sensación de felicidad es intransferible, no se parece a nada y tiene que ver con eso, con hacer algo de corazón a corazón, de esencia a esencia, sin tratar de ganar algo tangible, que es lo que no es enseñaron siempre, que tiene que haber un beneficio material sino, no tiene sentido y no es así, lo sabemos porque además nos pasa que nunca nos falta nada por causa y efecto del universo que se encarga siempre de sorprendernos para bien con un montón de cosas que suceden con el proyecto.


Ésto que hacemos de cantarle a los abuelos en los geriátricos, no lo inventamos nosotros, afortunadamente también lo hacen muchas otras personas pero sucede que a raíz de la cierta popularidad con la que contamos los tres, podemos ayudar a darle visibilidad al tema, llegar a más personas y ser fuente de inspiración para que otras también encuentren sus formas de ayudar.


5. Cómo o por qué decidiste ser vegano? Cómo fue y es hoy el transitar ese camino?


Decidí ser vegano por respeto al vida del prójimo, por respeto a los animales que también son nuestro prójimo, porque en un momento de la vida me di cuenta que no necesitamos vivir de la muerte, que era otra de las cosas que tenemos mal aprendidas, esa por lo menos es mi experiencia y mi decisión personal. Los primeros 12 años fui vegetariano y hace 4 que soy vegano, rápidamente descubrí que se ponen en movimiento un montón de cosas que no tiene que ver con la dieta o con la salud de uno, sino que tienen que ver con una decisión de aceptar que somos un equipo y que todo nuestro entorno merece respeto.


Sucede que en el camino, uno se encuentra con cargadas, recriminaciones, broncas, porque muchas veces el otro siente que se traiciona un mandato, un modo social. Por ejemplo, mucha gente se siente como ofendida cuando en un asado decís “no” a un chorizo o a una morcilla y comés sólo ensalada, ahí sucede que existe un ritual que tiene que ver con el fuego, la amistad, el amor y que para mi implica sacrificios que no hacen falta pero como eso es objetar de alguna manera ciertos procedimientos de nuestra cultura entonces hay lío. En este camino, uno va aprendiendo a silenciarse, porque no tiene sentido ser vegano y hacer un personaje de Capusotto y andar peleándose, es como contradictorio, entonces uno aprende a templarse cuando no hay nada más que carne para comer o solo lechuga y tomate, aprendés que no era tan importante la lujuria de comer rico y abundante, creo que la vida no se trata de eso, porque en verdad cuando menos necesitamos más libres somos, no al revés, acá estamos acostumbrados a correr atrás de nuestros deseos y eso nos vuelve cada vez más dependientes, no cada vez más libres.


Si uno analiza la vida de los grandes hombres verdaderamente, los sabios más profundos han dicho lo mismo en cientos y cientos de años, eran personas que no tenían nada y no querían tener nada, solo lo indispensable, iban en busca de la verdadera felicidad y del sentido de la existencia que tiene que ver básicamente con el amor y para mi, cada uno con su afinidad tiene que ir viendo cómo expande su amor. En el caso del veganismo o vegetarianismo, la tolerancia, el silencio, tratar de sostener ese ejemplo de lo que uno cree es un montón y sucede que cada vez sucede y se difunde más y creo que es ya una revolución imparable. Las nuevas generaciones nacen formateadas con la misericordia para con los animales y sorprenden a lo padres no queriendo comer carne y se contagian entre ellos, a la vez cada vez hay más opciones vegetarianas o veganas porque hay cada vez más demanda y así funciona el mercado de consumo, y lo que hacemos los que no consumimos alimentos que provienen de animales es mostrar que es posible tener una vida sana, vital y también gustosa porque hay montones de comidas ricas veganas o vegetarianas.


Cuando uno deja de alimentarse de cosas tan densas como cadáveres y deja de vivir del encierro, la tortura y de la muerte de miles de seres en el mundo, además de lo que implica también a nivel de calentamiento global por las industrias por ejemplo, uno va descubriendo que se aflojan ciertas cuestiones del carácter y que el veganismo es solo un principio, como tantos otros, para volver al origen, a la esencia, es un camino de vuelta, la salida está hacia adentro, realmente creo que es así.


6. Cómo lográs o encontrás momentos de inspiración?


La inspiración me sigue pareciendo un misterio, indomable me parece que de lo que podemos ocuparnos los artistas y las personas es de trabajar y comprometernos, trabajar con compromiso, nada más y en ese trabajo y en ese tratar de soltar el lastre de lo que no necesitamos, los síntomas, la cosas compulsivas y ocuparnos de lo que sí podemos ocuparnos que es entrenar y cultivar, la inspiración comienza a estar cada vez más cómoda en nosotros y empieza a fluir de acuerdo a nuestro propias dones, características, estilos y ahí empieza a estar cada vez más disponible.


El ejercicio es incorporar técnicas, entrenar, abrirse, no solo en la especialidad de cada uno si no en todo, sea lo que sea que uno haga, hay que tener momentos de ocio y descanso, hay que leer, ver cine, ir al teatro, escuchar música, estar abierto a las novedades, si es posible viajar, no hace falta ir a Hong Kong puede ser acá a la vuelta, cambiar de paisaje nos hace conocer otras maneras, descubrir otras formas, otras culturas y en ese plan uno va llenando un estanque de distintos peces que se combinan entre sí y van generando nuevas especies en nuestra imaginación y en nuestra inspiración. Siento yo que es como un animalito muy sensible y muy asustadizo, si uno quiere ir a buscarla sale corriendo, se aleja, uno tiene que convocarla de un modo más sutil, suavecito para que se vaya acercando y para que se haga amiga.


7. Qué tres sugerencias le darías a alguien que quiere vivir del arte hoy en día?


Sugerencias que le daría a alguien que quiera vivir el arte es lo que le diría a alguien que quiere vivir de cualquier otra cosa. Creo y es lo que siempre transmito que las cosas caen por su peso y como decía antes solo podemos ocuparnos de nuestro compromiso, no sabemos cuál es nuestro karma, nuestra suerte, qué nos va a tocar, sí podemos ocuparnos de ser virtuosos, de tratar de hacer méritos y de acumular esas virtudes y esos méritos.


En el caso del arte tener la bendición de encontrar cuál es nuestra vocación ya es un montón, a veces es más fácil a veces es más difícil, a veces tenemos entornos que nos estimulan e impulsan y debemos honrarlos pero si pasa que estamos en entornos que nos restringen, nos limitan e incluso nos aplastan, hay que transformarlos, el desafío ahí es trascenderlos y mostrar en los hechos que hacemos lo que tenemos que hacer y así ganarnos el respeto. No hay excusas.

Después para mi son cosas muy simples, encontrar el maestro o los maestros con los que tenemos afinidad, eso es muy importante, no quedarnos en lugares en lo que no tenemos afinidad para aprender, estar atentos verdaderamente si eso es lo que tenemos ganas de hacer o donde queremos estar y si es así, tenemos que hacer y darle mucho al arte o a la profesión que elegimos. A veces creemos que lo dimos todo y ni siquiera empezamos a transpirar.


En el caso concreto de la actuación uno debería tomar todas las clases que pueda tomar y poner mucha imaginación para poder hacerlo porque no todo es con dinero, uno puede ofrecer un canje o pedir una beca. Recomiendo trascender las dificultades del clima, de transitar la ciudad o el sentirnos más o menos mal y no faltar, llegar a horario, no apegarse a lo emocional, aprender a buscar trabajo. Como actores tenemos que tener muy bien el cuerpo y la voz, entrenar la escucha, lograr un buen nivel de dicción, tenemos que leer mucho para tener el imaginario muy disponible, porque en definitiva vamos a encarnar en nosotros personas, historias y para poder tener material tenemos que estar plenos. Cuando uno trabaja mucho, después se siente seguro, digno y las cosas suceden como esperamos, si alimentamos a nuestro artista muy raquíticamente, así también va a ser el resultado. Y pasa lo que sucede en todas las profesiones, si uno le da mucho a algo, en algún momento empieza a volver, si uno le dedica tiempo y energía de verdad, eso empieza a darnos incluso dinero en algún momento. El sentido de la vida no es ninguna profesión, es ese escenario que elegimos para manifestar nuestro corazón.


Chendo, gracias miles por tu tiempo y por compartir tu experiencia con la comunidad Feliz! = )


  • Black Instagram Icon
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon