inspirate!

  • Tone Quercia

CÓMO GESTIONAR TU TIEMPO PARA ORGANIZARTE MEJOR

Sin repetir y sin soplar maneras de ayudarse a no optimizar tiempo y ser cada vez menos eficientes, comenzandoooo ya!


  1. · No plantearse objetivos.

  2. · Estar corriendo atrás de las urgencias.

  3. · No distinguir necesidad de prioridad.

  4. · No contar con algún método de organización.

  5. · No respetar nuestra agenda.

Cuando llega el instante en el que te das cuenta que fuiste haciendo y resolviendo sobre la marcha y sentís que todo es un desbarajuste, ese mismo instante, cuando está al borde del colapso, ese es el momento de pensar en recalcular, organizarse, planificar.


Gestionar mejor tu tiempo en el trabajo y por ende la vida misma, lleva dedicación, energía y pensamiento pero te juro que vale la pena si querés hacer de todo y disfrutarlo. Ver el mapa completo y poder ordenar lo que necesitás avanzar y entender a qué ponerle prioridad, foco y recursos es la que va. Pensá que corre la misma suerte que planear una fiesta, el partido de fulbito del martes o qué día vas a la peluquería y a hacerte la manos. Que no te ganen las excusas!


Pero ¿Por dónde empezar no? Muchas personas llegan a Feliz con que les resulta muy compleja la gestión del tiempo, entonces armé una guía con pasos simples para ayudar a organizarse y planificar, invertir el tiempo en vez de perderlo. Acá te la voy a contar, estás listo?

Hacete unos mates, un cafecito, un té de hierbas o destapá una cervecita, lo que te quede mejor según la hora del día y estado de ánimo en el que estés, respirá profundo, sonreí y a ponerse en acción!

1 · Primero, tenés que tomarte un momento para la introspección, es imprescindible parar la pelota un poco y pensar, detectar la prioridad y separarla de la necesidad para después poder hacer foco en lo importante, ordenar, planificar.

2 · Mientras vas pensando abrí tu cuaderno de notas, un word, un Excel, hojas sueltas que tengas para reciclar y que pueda usar como borrador y empezá a hacer una lista de todo lo que crees que debés hacer o anda dando vueltas en tu cabeza como pendiente. Yo te pongo ejemplos de trabajo pero súmale los que quieras de la vida misma, entonces podrían ser: planificar redes, generar contenidos comerciales para el e-mail marketing, hablar con el diseñador por los flyers, ver estadísticas de Google Ads, llamar a proveedores, armar textos para la nueva web, comprar materiales, etc, etc, etc.

3 · Una vez que tenés todo el listado (sirve mucho agrupar por rubro usando titulares), pensá cuáles de todas esas tareas o acciones que anotaste son prioridad y cuáles no, separalas y pensá si tienen dead lines, anotá la fecha. Si no tienen ponéselos vos en función de tus prioridades o necesidades en relación a los demás ítems (quizás para hacer ésto necesitás cerrar primero aquello otro). Después ordená todo cronológicamente así te das cuenta por dónde deberías de empezar.

4 · Una vez que tengas ese listado claro y chequeado, anotá la duración que estimás te va a llevar hacer cada cosa y si depende solo de vos o de qué o quién y anotalo. Ésto te va a dar un mapa de la dimensión de la tarea o la acción y de los recursos involucrados (personas, tiempo, dinero).

5 · Estate seguro que no te olvidaste de nada y recién ahí abrí agenda de papel o digital, (yo siempre voy a recomendar el digital y a mi queridísimo Google Calendar) y comenzá a ubicar los items del listado teniendo en cuenta las fechas y cuánto te lleva hacer cada cosa. Siempre es útil ponerse ayudas visuales como colores, emojis, signos.

6 · Ahora sí, hacé una revisión de toda la agenda para evaluar si es necesario ajustar algo. En la medida que pasen los días y vayan surgiendo cosas nuevas o tropezones y sea necesario cambiar los planes, va a ser mucho más sencillo reordenar, acordate siempre de hacerlo en la agenda en donde planificaste, porque si no empezamos a tener la info desparramada por todos lados y todo el tiempo que le dedicamos a esta planificación, puf! Se esfumó. Se gastó en vez de haber sido una inversión!

Te dejo otro tip que te va a servir y mucho! Cuando ubiques en la agenda cada tarea o acción (siempre respetando las prioridades) tené en cuenta qué te resulta más sencillo hacer o resolver y ponelo al principio del día o de la semana, así después contás con más tiempo y energía para dedicarle a lo que más te cuesta o más te gusta hacer, estando tranquilo de que no tenés otros pendientes.

Qué si todo ésto es una utopía? Pero parfavaaaaar! Claro que sí! Jaja! Mentira, es super posible, como todo, sólo es cuestión de proponérselo, pero de verdad.

Abrazo!

Tone.

© 2019 creado con amor por FELIZ Comunicación & Contenidos

  • Black Instagram Icon
  • Black YouTube Icon